Ir al contenido principal

Destacados

Cuenco con forma de hoja de monstera

Hooolaaa!!! ya sé que publicar un domingo es tirarse al vacío ya que  apenas hay lector@s, pero en los tiempos que corren es el único rato libre que tengo para dedicarle tiempo al blog.

Bueno, ya habréis visto varias cosas hechas con pasta de modelar, si, esta que se seca al aire y que no necesita horno ni nada. Pues como tenía que gastar la mitad de un paquetito de cuando hice el porta macetas con patas, se me ocurrió hacer un cuenco o "vacia joyas"  para la mesita de mi habitación. Así por la noche, cuando voy a acostarme, dejo allí los  pendientes o anillos que he llevado ese día, para  dormir plácidamente sin ningún elemento que moleste.
También puede valer para adornar cualquier rincón de la casa haciendo varios tamaños, e incluso, al tener el color dorado, nos valdría como decoración navideña :-)


Necesitamos un trozo de pasta de modelar, un molde o dibujo de la hoja de monstera, tijeras, rodillo, cutter, lija de grano muy fino, pincel y pintura.

1- Empezamos amasando …

50 años no es nada...




Estos dias estamos de celebración en la familia... mis padres en poco menos de un mes harán 50 años de casados, así que aprovechando la semana Santa para regalarles un viaje a Euskadi, preparamos una fiesta sorpresa en el puente de San José. 

La excusa era una comida familiar con motivo del nacimiento de Nacho, mi sobrino, el benjamín de la casa que tiene 7  meses y así quedó el "escenario" donde se iba a celebrar todo:


Todo el mundo sabía lo que allí iba a pasar y, despues de una tarde preparandolo todo (el invierno todavía andaba haciendo de las suyas con un tiempo muy nuboso y los árboles estaban podados) conseguimos algo medianamente "acogedor" y "low cost" que en estos tiempos no está la cosa para ostentar... También buscábamos algo "hecho a mano" que se notara que cada uno había puesto su granito de arena, así yo por ejemplo fui la encargada de las tarjetas o recordatorios y Vicentina, amiga de la familia hizo los centros de las mesas y nos dió las ideas de decorar con palmas, hiedra y mimosas el "altar".  Mis hermanas hicieron ensaladas para acompañar todo lo que había de aperitivo y la tarta la hizo la hermana de mi cuñado...


La verdad es que todo fue muy bonito y emotivo, todos disfrutamos mucho y nunca se me va a olvidar una de las frases que mi tía dijo antes de abrazarnos cuando se despedía "sois extraordinarios!"...

La conclusión es que 50 años son muchos años, no lo niego, pero llevándolos unidos y en familia se llevan muuucho mejor... que viva el amor!!







Comentarios